En estos días, se oye mucho hablar de la patria potestad y ello porque es más habitual de lo que parece que nuestros hijos menores sufran situaciones de bloqueo en temas tan importantes como la salud, viajes al extranjero o estudios como consecuencia de una separación o un divorcio muy reñido.
Hasta hace un tiempo un menor acompañado de uno de sus padres era suficiente para realizar cualquier trámite. Esto cambió y ahora son numerosas las situaciones en las que es necesario contar con la firma de ambos padres.

Los escenarios más habituales con los que nos encontramos en el año 2018 son:

.- Pasaporte ¿Cómo podemos sacar el pasaporte a nuestros hijos menores cuando nuestra ex pareja no quiere firmar o bloquea la situación?
.- Médico ¿Cómo podemos tomar una decisión médica importante sobre nuestros hijos cuando no sabemos dónde está nuestra ex pareja?
.- Psicólogo ¿Cómo podemos conseguir que el psicólogo valore a nuestros hijos cuando nuestra ex pareja se ha ido a vivir al extranjero y ha roto el contacto con nosotros y nuestros hijos?
.- Colegio ¿Cómo podemos solicitar la admisión de nuestros hijos en un colegio cuando nuestra ex pareja se ha ido y no ha dejado forma de localización ?
Solo hay dos opciones, dependiendo de si estamos ante un hecho puntual o ante una situación habitual.
Si se trata de un hecho puntual, lo correcto es acudir al juez para que autorice el trámite. Sin embargo, si el bloqueo es habitual, entonces la respuesta es que debemos solicitar la privación de la patria potestad de nuestra ex pareja porque no está cumpliendo con sus obligaciones. El artículo 92 del Código Civil establece que la separación, la nulidad y el divorcio no eximen a los padres de las obligaciones para con sus hijos”. Ello significa que las decisiones más importantes que afectan a nuestros hijos menores seguirán siendo compartidas por los padres aun con divorcio de por medio y aun sin tener la guarda y custodia.
Ahora bien, pongamos dos ejemplos para comprender mejor cómo actuar para proteger a nuestros hijos.
A) Desacuerdo sobre el colegio donde queremos matricular a nuestros hijos. Para matricularlos hace falta la firma de ambos padres. Pues bien, es lógico que uno no quiera firmar al otro y al revés porque firmar supone que nuestros hijos irán al colegio que no queremos. En este caso, lo que procede es que sea el juez quien decida dónde escolarizar a nuestros hijos porque estamos ante algo puntual.
B) La madre se queda en España con los hijos y el padre se va a vivir al extranjero, perdiendo el contacto. Esto es habitual y procede la privación de la patria potestad porque la distancia y la falta de contacto del padre perjudican a los hijos a la hora de realizar trámites tan habituales como sacar el pasaporte, matricularse en un colegio, ir al psicólogo, ponerse un aparato o un viaje de estudios al extranjero.
Independientemente del supuesto y de la situación de cada uno, siempre va a haber una solución para proteger a nuestros hijos; otra cosa es que sea rápida. Por ello, cuanto antes actuemos más eficaz será la solución.
david.perezaradros@ibpaabogados.com